Diario de una novata. Capítulo uno

Batman quotes.001*Play it Loud!

Ya hace un mes y ocho días que vengo asomándome a este ventanal al mundo de la vida 2.0. Puede que sea la primera vez que pasáis por aquí, o puede que no. En cualquier caso, gracias. Por dedicarme unos minutos de vuestro tiempo, que es una de las cosas más valiosas que podéis regalarme. Eso y también una sonrisa, que si os la saco de aquí a la última línea ya puedo irme a dormir contenta (¿eso ha sido una sonri..? Vale. Aún no). Por si éste es vuestro primer viernes,  o por si igual nos os habéis dado cuenta, a mí los viernes me gusta divagar. Y también dibujar. Así que allá vamos.

Como todavía es muy pronto para hacer balance, no tiraré por la senda del análisis acerca de las reglas del juego en el barrio blogger, de a qué vecinos me animé a ofrecerles alguna galleta de esas que se hornean cuando eres nueva en el vecindario (como en las series americanas), o de cuántas veces me he quedado en casa sin salir, mirando la vida (2.0) pasar, escondida tras la cortina del usuario invisible.

Y no lo haré, entre otras razones, porque aún no tengo ni idea. Porque me encuentro en ese estado de ensayo-error en el que una aterriza cuando decide pegar el salto sin miedo a cómo va a ser el golpe. Observando con cierta prudencia a las Evas Longorias del barrio, tan hermosas, tan ideales y tan populares, y buscando ayuda en los blogs-oráculos del lugar, que tan sabiamente te ayudan a dar con las claves de hacia dónde encaminar tus pasos. Y después del primer mes, una está aún estudiando, a lo lejos, cuál es el camino correcto, el más largo y transitado, que no el atajo. Porque por una vez, lo que queremos no es acabar pronto y salir sino mezclarnos entre la gente y quedarnos. Mucho rato.

Y es que esto, al principio, da miedo. Por muy diversos motivos. Da miedo la desmotivación, da miedo el rechazo, da miedo la multitud, dan miedo las comparaciones, da miedo no ser del todo constante. Dan miedo miedos que no sabías que existían, pero que se retroalimentan y se quedan a vivir entre tus otros miedos, armando la fiesta de los temores infundados.

A mí me costó siete meses publicar mi primer post después de comprar el dominio. Muchas cabeceras, muchos fondos de pantalla, mucho intentar organizarme. Planifiqué cuatro semanas de post antes de pegar el gran salto. Posts escritos y editados. Pero como dice el refrán, la cabra tira al monte y yo soy de naturaleza caótica, así que aquí me tienen hoy, escribiendo esto que publicaré en poquitas horas ya. Los miedos se van disipando. Y  eso que sigo sin tener ni idea. Pero escuchas y observas y te das cuenta de que cada Eva Longoria tiene un nombre y una seña de identidad, de que ellas también fueron un día nuevas en el vecindario y de que les costó un buen curro llegar a donde están  y que todos quieran invitarlas a sus fiestas.

Un mes, una semana y aún poquitos posts, pero muchas más ganas que el primer día de seguir andando el camino, porque me gusta lo que hago, porque tengo mucho que compartir y más aún que aprender. Porque quiero tropezar y levantarme y porque quiero que les apetezca conocerme, enseñarles quién soy. Y porque como dice Batman, “no es lo que somos en nuestro interior, sino lo que hacemos lo que nos define”.

¡Feliz fin de semana y hasta el lunes!

fin post-

Anuncios

¡Si te ha gustado, comenta!

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s