Así cosía, así, así…

*Play it Loud!

Este fin de semana estuve en el pueblo. Es algo que necesito hacer cada cierto tiempo. Yo, que a mis 16 años vociferaba delante de mis padres que jamás volvería a pisar aquello una vez saliese de allí para ir a la universidad. Por alguna razón mi yo adolescente odió el lugar en el que crecí, de esa misma forma en que se odia a los adultos más queridos cuando sientes que es el momento idóneo para comerte el mundo y ves cómo ellos te cortan las alas (que, entre nosotros, menos mal que lo hicieron, porque nuestra forma de querer volar es a veces aún más temeraria que la del propio Ícaro).

Afortunadamente, la edad del pavo tiene fecha de caducidad y hacerse adulto implica, por más que hayamos jurado y perjurado que nunca jamás sería así, empezar a entender a nuestros padres y hasta sorprendernos diciendo algunas de las frases que nos hacían revolver las entrañas (y eso que yo aún no tengo hijos, que el día que eso llegue, miedo me da).

En fin, a lo que íbamos, que me pierdo. Ahora me encanta subir al pueblo de vez en cuando y pasar un fin de semana enterito con mi madre, haciendo cosas de chicas. Paseos, alguna que otra compra (vigilando los euros, que no abundan), cañas, tapas y largas charlas, sobre nosotras y los demás, sobre todo y sobre nada, pero de las de no parar. Y con esto del nacimiento y desarrollo de mi espíritu crafter, no he podido evitar involucrar a mi madre, pero es que quién mejor que una madre puede ayudarme a aprender nuevas técnicas como… ¡coser a máquina!

Pues sí, este fin de semana planté, por primera vez, mi pie en el pedal de esa máquina del demonio que yo maldecía de niña porque no me dejaba escuchar lo que echaban en la tele mientras mi madre cosía. Y ahora, ya ves, que hasta me agrada su traqueteo. La cosa es que me pareció mucho más sencillo de lo que originalmente pensé que sería. Y ¿qué fue lo que me dio por coser? Pues unos cojines con unas telas preciosísimas que compré, cuando pasé por el DIY Show, en el stand de How Nice Project (muy buen sitio para regalos con espíritu handmade).

Como eran dos cojines y mi destreza con el hilo y la aguja está aún por demostrar, mi madre se encargó de uno y yo seguí paso a paso las instrucciones con el segundo. Y, oye, que te enseño los dos y no sabes decir cuál es el de la novata.

cojines montaje 1.001

cojines motaje.001

cojines motaje.002

cojines motaje.003

cojines.001

¿Qué os parece el resultado? Yo estoy tan contenta, que la máquina de coser ha pasado a formar parte de mi wishlist para el 2014. Y estos cojines, parte importante de mi sofá y objetivo número uno de muchas siestas futuras.

Disfruten de este lunes disfrazado de martes, que ¡el juernes ya está ahí!

fin post-

Anuncios

7 comentarios en “Así cosía, así, así…

¡Si te ha gustado, comenta!

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s