Amigas, canciones y los brazos cortos del T-Rex

t-rex#PlayItLoud!

Hay algo que debo confesaros: funciono por impulsos. Pongo como ejemplo este blog. No sé cuántas veces he elaborado mi planning semanal (y a veces hasta mensual) de entradas, todas ordenaditas ellas en algún que otro planner o agenda de esos que uso sólo cuando me acuerdo, para después dejarlos coger polvo durante otro buen periodo de tiempo.

Pero entonces llega el momento de sentarme a dibujar o a escribir y resulta que lo que ya tenía planeado, en ese momento preciso, no me llama. A veces pasa que no se te viene ninguna idea a la cabeza, como bien os contaba el lunes, y otras que evitas pensar demasiado y simplemente te dejas llevar. Y es llegados a este punto cuando una entrada como la de hoy tiene su origen.

Un Tiranosaurio Rex, sí, eso fue lo que salió después de desviar mi atención de la entrada que tenía pensada para hoy. Tiene su significado, tampoco me he dejado ir tanto como para llegar a la época de los dinosaurios. Tiene que ver con un reencuentro veraniego, con siete amigas (más varios consortes, pequeños y mascotas) y diez años desde aquella vez en que dimos con el salón de actos siguiendo los carteles de la graducación (errores tipográficos que dejan su huella en el tiempo).

Me gusta decir en plan cómico que estudié periodismo por vocación cuentista, y es que a mí esto de soltar rollos se me ha dado muy bien desde pequeña. Pero si hay algo que me haría volver a estudiar esta carrera, en el caso de poder dar marcha atrás en el tiempo, es haberlas conocido a ellas, a las chicas de la fila de atrás. Porque pasan los años, pero no parece pasar el tiempo y un reencuentro después de una eternidad sin verlas te regala una situación tan cómoda y familiar que aún parece que vayamos a quedar a las doce para hacer botellón, aunque a esta edad nos guste más tomarnos un gintonic alrededor de la mesa después de comer.

Y cantar, cantar tanto hasta amanecer afónicas, eso no cambia con los años. Y reír, a carcajadas y sin parar, hasta que duelan las mejillas. Encadenar conversaciones con una facilidad pasmosa, recordar un millón de anécdotas y darle vida a otras tantas nuevas. Exprimir al máximo el tiempo que se escapa tan rápido cuando lo disfrutas. Y qué razón tenía cierto profesor cuando hablaba de la importancia de Internet y nosotras nos reíamos. Cuánta compañía nos hicieron durante años los correos de hotmail, los privados de Facebook, y ¡que vivan los grupos del Whatsapp!

Prometí hace no mucho que el pequeño T-Rex con sus brazos diminutos se asomaría por el blog y tendría su post de gloria y aquí está. Aún nos quedan muchas fechas que cuadrar, chicas, pero agosto no se nos escapa, eso seguro (y ahora dadle al play, que va por vosotras).

Y así me despido hasta el viernes. Si me aceptáis un consejo, rascadle horas al reloj para disfrutar de quienes os hacen sonreír, porque esos ratitos de felicidad son los que se quedan.

¡Que paséis un día genial!

fin post-

Anuncios

11 comentarios en “Amigas, canciones y los brazos cortos del T-Rex

  1. Pingback: Calendario Ilustrado – Agosto 2015 | Cortar Pegar y Cantar

  2. Caramba! me has arrancado una sonrisa de esas cargadas de ternura y con cierta dosis de un “remember when” imposible. Le he dado al play como si en el mensaje estuviera incluida y hasta me he visto todo el vídeo de María Jimenez que, por cierto, nunca ha sido santo de mi devoción. He recordado viéndola la década dónde, en España, se asomaba tímidamente el destape y digo tímidamente a pesar de tener mis dudas de si aquello no era más pornográfico que cuando decidimos mandar a hacer puñetas el sujetador del biquini. Y me he quedado pensando qué cachondeo haríais vosotras con esa canción. Y en fin, he concluido que tienes mucha razón al decir que hay que aprovechar el tiempo y compartirlo con aquellas personas que te aportan cosas interesantes, desechar las tóxicas (que haberlas hailas como las meigas…) y disfrutar que, a fin de cuentas, qué sería la vida sin esos cafés compartidos…o gintonics…

    (Y ya he a las andadas con el rollo epistolar ;o)

    • Jajajaja, me encantan tus epístolas.
      Cachondeo el de cantarla y bailarla como locas y pedir que forme parte de la playlist de toda fiesta o bodorrio que se precie. El “Se acabó” de la Jiménez siempre regala muy buenos momentos. Y sí, con ellos hay que quedarse y atesorarlos para cuando haga falta tirar de ellos.
      Un besote enorme.

    • Hay, mi querida compañera de clase y adorada amiga. Cuántas cosas hemos vivido: lagrimillas, charlas sin fin y alguna que otra carrera, jejeje. Y todo lo que queda. Con ganas de achucharte ya.
      Besos mil.

  3. Me encanta el T-Rex con sus bracitos!! Me has emocionado con este post, seguro que nos has emocionado a tod@s… Yo también volvería a hacer Periodismo sólo porque se volvieran a cruzar nuestros caminos. Os quiero mucho, muheras!

    • ¡Ay! Yo hasta me escapaba al pasado de vez en cuando (o le pedía al alcalde que nos dejará usar la Merced un sábado al menos para rememorar el botellón, jejeje). Qué bien seguir contando con vosotras (y con tu Ale, que siempre ha sido una más y sin él nada habría sido lo mismo).
      Besotes

    • Gracias, guapa. Momentos tontos que le dan a una. Mañana nos damos unos cuantos achuchones y si quieres hasta lloramos juntas, pero de alegría y después de un buen cante.
      Yo también os quiero ;D

¡Si te ha gustado, comenta!

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s