La vuelta al cole

vuelta al cole

#PlayItLoud!

La ilustración que os enseño hoy forma parte de un trabajo muy especial que hice para Julia, una futura maestra maravillosa, que quiso contar conmigo para un muy importante proyecto profesional. Tenía muchas ganas de enseñarla, pero debimos esperar una serie de plazos en su momento y, por mi parte, encontrar la ocasión oportuna para hacerlo.

No, aunque suene misterioso, no escondo ningún secreto detrás de mi última frase. Pero ya sabéis que a mí me gusta aderezar mis creaciones con algunas pinceladas de mis historias, recuerdos y movidas mentales varias (algunos, a estas alturas, ya os habréis acostumbrado). Así que, ¿qué mejor momento que septiembre y la vuelta al cole para compartir este dibujo con vosotros?

Y es que la vuelta al cole es probablemente una de las cosas que más echo de menos de mis años “pre-adultos”. Ese momento en que las eternas (que nunca volverán a serlo tanto) vacaciones de verano terminaban y volvías a encontrarte con todos tus amigos, sobre todo con los que no habías podido ver desde el final del curso anterior. Aquellas escapadas a la librería-papelería del barrio, cuando todos los libros y libretas olían a nuevo y le pedías a tu madre que por favor te comprara bolis de todos los colores y aquel estuche tan bonito donde poder guardarlos. Elegir una mochila nueva, forrar los libros, escribir los nombres de las asignaturas en los cuadernos, copiar el horario, pasar a limpio los apuntes (de esto último me cansaba yo pronto). Hasta madrugar tenía su punto de emoción aquellos primeros días del curso. Hasta que te mandaran deberes te arrancaba una sonrisa…

Creo que da igual cuantos años pasen, siempre me asaltará ese pellizquito de nostalgia cuando se hable de la vuelta al cole, siempre recordaré un buen puñado de historias infantiles, de travesuras y juegos en el recreo (y en las aulas). Los motes de los profesores, los deberes copiados en los cambios de clase, el miedo por salir a la pizarra, las excursiones y las fiestas de fin de curso, entre otras muchas cosas.

Como recordar historias de colegio podría no tener fin, paro aquí. No sin antes invitaros a compartir conmigo algunos de esos recuerdos de cuando éramos “chicos” (me encantará leerlos) y no sin antes, por supuesto, darle las gracias a Julia por su confianza y por dejarme compartir su dibujo. Toda la suerte del mundo con todo, te la mereces.

Que paséis un fin de semana genial. Os leo el lunes :)

fin post-

Encajando piezas

Lámina Tetris#PlayItLoud!

Hoy cierro mi semana de retroláminas, como he decidido llamar a los tres últimos posts (por si os lo habéis perdido, el trío lo completan un par de zapatillas Converse y la fantástica Game Boy), con otro gran clásico de ayer, de hoy y de siempre: el Tetris.

Creo que mi reforma made in Ikea de esta semana me ha afectado un poco, y mi cabeza me hace ver el mundo dividido en piezas. Pero es que, y aquí me pongo un poco profunda, ¿qué es la vida si no un buen puñado de piezas que nos vienen de quién sabe donde y nos obligan a adquirir la destreza de ser capaces de combinarlas, encajarlas y tratar de llenar todos los huecos posibles sin que se acabe la pantalla?. Así es, la vida es un Tetris, amigos, y todos la afrontamos deseando que caiga la pieza del palito, esa que encaja a la perfección y acaba con cargas pesadas, muy pesadas.

A veces esa pieza es el amor, otras el trabajo, otras los amigos o, por qué no, un buen pellizquito en la lotería (lo cual me recuerda que si no juego, no sé cómo espero poder ganar algo…). Pero, aún así, no se trata de sentarse a esperar que aparezca el dichoso palo, ya que si no combinamos las piezas con las que contamos de la mejor de las maneras, de poco nos servirá este.

Y con toda esta metáfora vital en mi cabecita loca, os enseño la lámina de hoy. Un mensaje especial para ese alguien muy especial que hace que la vida sea más fácil. Como una maquinaria bien engrasada que nos ayuda a combinar el resto de las piezas sin que resulte una tarea tan pesada.

Que paséis un fin de semana genial y la vida os regale buenas piezas a puñaos :)

fin post-

Mis obsesiones

converse lovers#PlayItLoud!

Me temo que hoy no voy a enrollarme mucho, que no sé si es una buena o una mala cosa. Ando de descanso en el pueblito bueno, cambiando de aires y pasando unos días bonitos en familia, de esos que cada vez se hacen más necesarios y de los que aprendes a disfrutar como no lo hacías en aquella larga edad del pavo. Por aquí estamos de feria, como ya os conté en el post del calendario, pero yo, que estoy poco jaranera este año, me reservaré para dar un paseo mañana sábado con los míos. Cañas, terrazas y risas, pero con calma (quién me ha visto y quién me ve…).

Lo que no descansa es el espíritu creativo. Desde que hace varios días dibujé un par de zapatillas Converse, para añadirlas a la lista de las cosas que me hacen feliz cuando llega el otoño, venía pensando en crear algo que las convirtiera en protagonista absoluta de la obra. Y qué mejor que una lámina con mensaje, de esas que quieres ir corriendo a imprimir para colgarlas en la pared (podéis ver otras de las que he hecho este verano aquí y aquí – está permitido hacerte un poquitín de autobombo en tu propio blog, ¿verdad?).

Así que con esto inauguro hoy mi apartado de “obsesiones materiales”. No sé si tendrá continuidad ni cuando será la próxima entrega, pero llegará, estoy segura.

Y vosotros, ¿me contáis alguna obsesión material que tengáis?

Disfrutad del fin de semana y os espero el lunes :)

fin post-

Calendario Septiembre Craft&Music

Calendario Septiembre 2014 craft&music

#PlayItLoud!

Yo nunca he sido muy folclórica, la verdad, ni tengo ese arte que muchos creen que tenemos los del sur por el mero hecho de haber nacido en Andalucía, ni sé bailar flamenco con el brío y el sentimiento que quisiera. Mira que de pequeña estuve unos cinco o seis años apuntada ‘al baile‘ (como llamábamos en mi casa a los Coros y Danzas) y que mi abuela, gaditana de pura cepa, me regalaba cada dos por tres un almanaque de Rocío Jurado (toma, niña, pa que lleves contigo a ‘la más grande’). ¿Y qué heredé yo de todo esto? Pues el medio defenderme bailando sevillanas (que esto viene muy bien en cualquier feria o sarao) y un montón de fotos de niña vestida de gitana.

Porque eso sí, tuviera mucho o poco arte, lo de emperifollarme me encantaba. El vestido largo, los volantes, los colorines, los tacones, el moño hecho con redecilla, la flor y la peineta, las pulseras, los labios muy rojos, el rabillo negro de los ojos y el lunar en la mejilla. Todo me lo colocaba. Recuerdo haber tenido tres vestidos: uno amarillo, uno rojo y uno azul y rosa (este último está aún guardado en el baúl de los recuerdos familiar).

Y quizás os preguntéis qué tiene que ver todo esto con el nuevo calendario. Pues que en septiembre se celebra la feria de Ronda, esa por donde, de pequeña, paseaba yo mi no-arte disfrazada de flamenquilla. Así que para rendirle homenaje a la ciudad que me vio crecer (pero sobre todo para hacer feliz a mi madre, a quien le hacía ilusión que Miss Septiembre luciera madroñera), la protagonista del mes luce traje de Goyesca, que es uno de los típicos en la ciudad por estas fechas. Y es que ya lo cantaba el tal Pali en aquellas sevillanas que decían “Saca la madroñera, rondeña mía”.

Como ya venimos haciendo desde febrero, nuevo mes, nuevo calendario. No tenéis más que hacer clic en la imagen para acceder a ella en su máxima resolución y guardarla en vuestro ordenador o tableta. A partir de ahí, como gustéis, bien impreso, bien en fondo de pantalla, admite todos los formatos.

Antes de despedirme, desearos un fin de semana estupendo. Aprovechadlo bien, que es el último de agosto, pero tampoco os pongáis tristes, que septiembre aún nos dejará un buen puñado de días de verano, más fresquitos y sin tanta marabunta, lo cual se agradece.

¡Hasta el lunes!

fin post-

Quien tiene dos hermanos, tiene dos tesoros

Hermanos#PlayItLoud!

Ya os conté, en el post de 50 cosas sobre mí, que tengo dos hermanos. Yo soy la mediana y la única chica (la niña de la casa). Mi hermano mayor me saca un par de años (si buceáis entre los posts del precioso blog fotográfico de mi cuñada Bea, Buscando la luz, podréis hasta ponerle cara) y yo le saco al pequeño algo más de cuatro años y medio, por lo que para mí siempre será mi hermano chico, aunque el enano me saque dos cabezas. Y es que tiene guasa la cosa, mientras yo ando ahí arañando el metro sesenta, que no llego a alcanzar, los dos señores llegan bien holgados al metro ochenta…

Lo cierto es que mis hermanos han sido bastante responsables de que mi infancia haya sido muy feliz. Como casi todos los hermanos nos hemos peleado mucho, cosas de niños, pero sobre todo hemos jugado un montón y, aunque ellos no se han animado nunca a participar en mis culebrones con las Barbies, yo nunca puse demasiadas pegas a lo de jugar a los ‘Click‘ de Playmobil (vale que eran unisex…) y hasta a los G.I. Joe (los yiyou de toda la vida), eso sí, a éstos últimos recuerdo yo que jugaba con una muñequita de cartón bien guapa y hacía que me disfrazaba del Comandante Cobra cuando tenía que luchar (mi hermano pequeño sólo tenía personajes masculinos, así que ese era el único muñeco que me permitía seguir haciendo el papel de chica).

Hemos pasado también rachas tontas, como ese tiempo en que mi hermano mayor y yo, que nos creíamos ya demasiado adultos, nos peleábamos porque ninguno de los dos quería llevarse al peque a la calle cuando mi madre nos lo pedía (pobre mío). O ya en la adolescencia, cuando llegaba a tener broncas de campeonato con el grande por cualquier tontería y hasta nos perseguíamos por la casa (a pesar de ello fuimos siempre de la misma pandilla mientras vivimos en la misma ciudad).

Cosas curiosas, pese a ser yo la única chica, he sido siempre la más protectora de los tres. Mis hermanos no me han dado nunca la lata con eso de los ligues ni los novios, ni a dónde vas ni a qué horas llegas, y sin embargo, yo he sido (y creo que sigo siendo…) un tanto pesada en este aspecto. Pero es de buena fe, todo se debe a que soy una ‘preocupona’ enfermiza y en seguida me inquieto (a veces demasiado).

Y ya somos adultos, cada uno vive en un sitio distinto y tiene una vida propia, no nos vemos tan frecuentemente como quisiera, pero aún así, puedo decir que mis hermanos son mis amigos y que si cualquiera de los tres necesita algo, los otros dos no tardarán más de un segundo en alargar el brazo. Y aunque pasen veinte años más, seguiremos recurriendo a las bromas de hermanos que no se entienden fuera de ese contexto, a las mil anécdotas que nunca se habrán recordado los suficiente. Y todas las cosas que aún nos quedan por compartir. ¡Os quiero torpedos! (nota mental: escribirles un whatsapp para pedirles que pasen hoy por el blog).

Mi ilustración del viernes va por ellos y así me despido hasta el lunes.

Pasad un fin de semana genial.

PD. Hoy me permito un #PlayItLoud! un tanto friki, la ocasión lo merece :)

fin post-

¡Cumpleaños feliz! (a mí)

Cumpleaños parchís#PlayItLoud!

Sí, hoy es mi cumpleaños, así que me asomo por aquí muy brevemente para desearme a mí misma un feliz día, ¡por qué no! (así, en modo Rocío Jurado), y sobre todo para celebrarlo un poquitín con vosotros y daros las gracias, de corazón, por pasar por aquí cada día, por leer, comentar y compartir. A quienes lo hacéis en silencio (¡animaos algún día y dejadme unas palabritas, que me haréis muy feliz!) y a quienes cada vez sois más asiduos a conversar, porque al final se trata de eso, de establecer un diálogo, de dar y de recibir. Porque suena a tópico, pero esto sin vosotros no tiene sentido y puedo afirmar rotundamente que haber creado este blog ha sido una de las mejores decisiones de este último año, así que espero seguir teniendoos por aquí durante mucho más tiempo.

Caen treinta y dos hermosas primaveras (no me quito ni uno) y éste va a ser un cumpleaños muy especial. Me escapo unos días a dedicarme en cuerpo y alma a mi vida 1.0 y a reencontrarme con alguna de las personas más bonitas de ésta, alejados del mundanal ruido y de las prisas del reloj. Charlas de madrugada, canciones desafinadas que nunca sonarán mejor, horas de sol y piscina, olor a barbacoa y risas, muchas risas.

Pasad un fin de semana genial (y los más suertudos, disfrutad del puente). Yo, como buena niña de los ochenta, me regalo un cumpleaños feliz con mis amigos de Parchís y os invito a darle al play y cantar conmigo.

¡Hasta el lunes!

fin post-

Frida Kahlo: Viva la vida

Frida Kahlo_#PlayItLoud!

Cuando os dije el lunes que agosto sería un mes muy ilustrado, no os mentía. Ando cogiéndole el gusto a esto de crear láminas de grandes personajes y mensajes positivos que nos guiñen un ojo y nos hagan ver que hay un montón de cosas buenas en nuestras vidas.

Llevaba unos días topándome casi a diario con algo que tuviera que ver con la gran Frida Kahlo. Fotos, citas en Pinterest, muñecos de tela, preciosos amigurumis (éste de Kraft Croch no puede ser más bonito), así que pensé que sería divertido caricaturizarla al estilo Craft&Music (claro que, en este caso concreto, prescindir de las cejas, como hago normalmente, no era posible, se entiende…) y crear una lámina con una de sus grandiosas frases, que no fueron pocas.

Aún a riesgo de haber elegido la más famosa y trillada de sus geniales citas, este Pies, para qué los quiero, si tengo alas para volar’  me parece tan cargado de fuerza y significado, que no he podido resistirme a que forme parte de la ilustración. Personalmente, me invita a pensar que por más obstáculos que encontremos en el camino, si buscamos bien, siempre podremos encontrar la forma de superarlos. Esto es, en parte, lo que me inspira la singular historia de Frida Kahlo, una vida plagada de serias dificultades, que ella decidió vivir con pasión, pese al sufrimiento que siempre la atormentó y que, sin embargo, no la anuló en la lucha, el amor y la fuerza con la que plasmó su vida y sus sentimientos a través de la pintura.

En 1954, pocos días antes de morir, Frida añadió a una de sus pinturas, un bodegón de sandías, la frase “Viva la vida”, que acabó dando nombre a dicha obra y se intuye pudo escribir a modo de despedida.

Por eso, desde aquí, hoy quiero rendir este pequeñín y modesto homenaje a una leyenda del arte, a su vida y a su obra, y quién mejor para cantar su banda sonora que la grandísima Chavela Vargas, que además apareció en la película ‘Frida’, protagonizada por Salma Hayek, interpretando ‘La Llorona’, como sólo ella sabía hacerlo. Para ella el #PlayItLoud del viernes.

¡Feliz fin de semana!

fin post-

 

Ya basta

conflicto Israel-Palestina

#PlayItLoud!

Siempre se ha dicho que “ojos que no ven, corazón que no siente”, pero hay situaciones en las que no es posible mirar hacia otro lado. Hay injusticias que no pueden ser tratadas únicamente como algo que nos enseñan en la tele, sin que nos hagan detener la trayectoria de la cuchara hacia la boca. Porque existen realidades tan crueles, que te cierran el estómago, te anudan la garganta y te nublan los ojos.

Vivimos en un mundo infectado de sinsentido, del que por lo general intento evadirme. Busco lo bonito de la vida, intento hacer reír, despertar sonrisas, rescatar mi lado más creativo. Pero a veces hay que ponerse de pie, alzar la voz y gritar contra la injusticia. Porque nada hay tan importante que justifique la muerte de más de doscientos niños, la muerte de casi mil cuatrocientas personas. Porque nadie tiene derecho a infundir un miedo tal que haga a un niño inocente mirar al cielo y preguntarse cuándo caerá la siguiente bomba y cómo de cerca explotará.

Duele asistir a este espectáculo desgarrador no pudiendo ser mucho más que un mero espectador, mientras que aquéllos que pueden hacer algo se limitan a condenar con la boca pequeña, intentando ocultar su papel de cómplices. Nos hacen creer que vivimos en la era más avanzada, en la que priman la justicia y la humanidad, pero entonces permiten barbaries como ésta y te das cuenta de que todo es una gran mentira.

Así que haré lo único que puedo hacer: no ser indiferente, sufrir ante la injusticia y gritar que ya basta. Que en este mundo no hay vidas que valgan más que otras y que no hay razón posible que justifique tanta sinrazón.

No a la guerra. Una y un millón de veces. Permítannos vivir en paz.

 

PD. Os dejo links a un par de post de compañeras cuyos mensajes no puedo dejar de compartir:

fin post-

 

 

Fotogramas ilustrados

Dirty Dancing - I carried a watermelon

#PlayItLoud!

Aprovechando la temática televisiva que vengo tratando estos últimos días (empezando con Juego de Tronos y siguiendo con MasterChef), me he propuesto acabar la semana en la misma línea. Dado que ya hemos tocado una serie y un programa concurso, hoy toca película.

Empezaré contando que la otra noche me dio un episodio severo de insomnio, de esos en los que no te duermes de ninguna de las maneras posibles. Y como a mí eso de dar vueltas en la cama me agota mentalmente, aunque no me de sueño, trasladé el campamento al salón, rogando que alguno de los mil canales de los que disponemos emitiera algo medio-qué. A eso de las cuatro de la mañana os podéis imaginar el panorama: mucha teletienda, algún concurso de esos presentados por chicas resultonas y minutos músicales. Ningún duerme-neuronas efectivo. A mí suele funcionarme muy bien Cuéntame, y no es que no me interese la trama, pero debe ser que Carlitos la cuenta tan bien (valga la redundancia), que consigue conmigo el efecto nana infantil y tardo cero en quedarme frita, pero a esa hora en Clan ya estaban con los dibujos.

En el Paramount daban La Flaqueza del Bolchevique, que aún no había visto. Un rayo de esperanza. Pero tampoco. Muy buenas interpretaciones y muy mal cuerpo también… Después de acabarla, darle tres vueltas a todos los canales y conseguir dar una cabezada de una hora y media, mis ojos volvieron a abrirse como platos y entonces decidí que, ya que poco parecía tener un efecto directo en mis ganas de dormir, al menos disfrutaría viendo una de mis películas favoritas, de esas que consiguen parar el mundo para que éste se siente contigo en el sofá y te acompañe durante una hora y media larga en la que nada más sucede a tu alrededor.

Así que hoy el viernes ilustrado se lo lleva Dirty Dancing, que no hizo que el señor Morfeo se presentase a cumplir con sus obligaciones, pero me sentó de maravilla. Y es que es una de esas películas que puedo ver mil veces, y nunca serán suficientes. No es la única, no, la lista es bien larga, pero empezamos con ésta y ya vendrán otras a competir en el ranking. Yo os regalo el episodio ilustrado de Baby y la sandía y aprovecho para desearos un fin de semana estupendo.

Y vosotros, ¿tenéis una película favorita, de esa que casi podríais ver en bucle? Y ya que estamos, si me queréis contar algún remedio casero y efectivo contra el insomnio, pues me lo apunto para la próxima.

fin post-

A vueltas con el invierno (en pleno verano)

Juego de Tronos - Jon Snow & Ygritte#PlayItLoud!

Si os digo eso de Winter is coming, seguro que sois muchos los que viajáis conmigo a cualquiera de los escenarios medievales de Juego de Tronos (que, por cierto, al fin acabó la “guerra” andaluza por ver quién se llevaba el premio de prestar sus localizaciones para grabar parte de la quinta entrega… Le tocó a Sevilla). Acabada la cuarta temporada (¡qué temporadón!), no tenemos más remedio que esperar hasta la próxima primavera para que vuelva a acercarse el invierno. Y qué corto se hace cuando llega.

Como ya dije cuando os enseñé la ilustración de Khaleesi, quedaban más por venir, así que hoy me animo con el chico bueno de la película, el apuesto Jon Snow. Pero como él solito es un poco sosete (mucho gris, mucho negro), me he decidido a traerlo acompañado de su querida chica pelirroja, la salvaje Ygritte (uno de mis personajes favoritos, por cierto, y es que las chicas pintan mucho en esta serie), y me atrevo incluso a dibujarle sonrisilla, que alguna vez (pocas) le hemos visto sonreír gracias a ella.

El post de hoy es un poco friki, lo sé, pero a veces una no puede evitar que le salga la vena. Y eso que yo no soy de las entregadas por completo a la historia, reconozco que no me he leído los libros, ni creo que vaya a hacerlo. No soy una gran fan de la fantasía medieval escrita y las veces que he intentado leer algo del estilo lo he acabado dejando a la mitad (cuestión de gustos). Sin embargo me encanta la serie y disfruto como una enana con los botes que el señor R. R. Martin nos hace dar con cada giro en el argumento.

Total, que le estoy cogiendo el gustillo a esto de dibujar a los protas de la serie, así que vuelvo a prometer nueva entrega. Ya sabéis que podéis sugerir quién o quiénes queréis que sean los protagonistas de la próxima ilustración.

¿Os animáis? Contadme, ¿cual es vuestro personaje favorito?

Que paseis un fin de semana genial.

fin post-