Fotogramas ilustrados

Dirty Dancing - I carried a watermelon

#PlayItLoud!

Aprovechando la temática televisiva que vengo tratando estos últimos días (empezando con Juego de Tronos y siguiendo con MasterChef), me he propuesto acabar la semana en la misma línea. Dado que ya hemos tocado una serie y un programa concurso, hoy toca película.

Empezaré contando que la otra noche me dio un episodio severo de insomnio, de esos en los que no te duermes de ninguna de las maneras posibles. Y como a mí eso de dar vueltas en la cama me agota mentalmente, aunque no me de sueño, trasladé el campamento al salón, rogando que alguno de los mil canales de los que disponemos emitiera algo medio-qué. A eso de las cuatro de la mañana os podéis imaginar el panorama: mucha teletienda, algún concurso de esos presentados por chicas resultonas y minutos músicales. Ningún duerme-neuronas efectivo. A mí suele funcionarme muy bien Cuéntame, y no es que no me interese la trama, pero debe ser que Carlitos la cuenta tan bien (valga la redundancia), que consigue conmigo el efecto nana infantil y tardo cero en quedarme frita, pero a esa hora en Clan ya estaban con los dibujos.

En el Paramount daban La Flaqueza del Bolchevique, que aún no había visto. Un rayo de esperanza. Pero tampoco. Muy buenas interpretaciones y muy mal cuerpo también… Después de acabarla, darle tres vueltas a todos los canales y conseguir dar una cabezada de una hora y media, mis ojos volvieron a abrirse como platos y entonces decidí que, ya que poco parecía tener un efecto directo en mis ganas de dormir, al menos disfrutaría viendo una de mis películas favoritas, de esas que consiguen parar el mundo para que éste se siente contigo en el sofá y te acompañe durante una hora y media larga en la que nada más sucede a tu alrededor.

Así que hoy el viernes ilustrado se lo lleva Dirty Dancing, que no hizo que el señor Morfeo se presentase a cumplir con sus obligaciones, pero me sentó de maravilla. Y es que es una de esas películas que puedo ver mil veces, y nunca serán suficientes. No es la única, no, la lista es bien larga, pero empezamos con ésta y ya vendrán otras a competir en el ranking. Yo os regalo el episodio ilustrado de Baby y la sandía y aprovecho para desearos un fin de semana estupendo.

Y vosotros, ¿tenéis una película favorita, de esa que casi podríais ver en bucle? Y ya que estamos, si me queréis contar algún remedio casero y efectivo contra el insomnio, pues me lo apunto para la próxima.

fin post-