Oda al lunes (y a la cafeína)

Lunes con café#PlayItLoud!

Vosotros diréis lo que queráis de los lunes. Podemos maldecirlos, odiarlos, no querer encontrarlos en el calendario, pero los lunes son los Reyes del Mambo. Y es que sí, por muy mal que nos caiga el primer día de la semana, el señor es el más famoso y homenajeado de toda la red. Blogs, Facebook, Twitter, Instagram y Pinterest (entre otros) te devolverán mil y un resultados si utilizas Lunes como motor de búsqueda.

Y aquí vengo yo a unirme, una vez más, al sinfín de “odas al lunes”, aunque por lo general el pobre nunca salga muy bien parado. Y es que no es la primera vez (ni será la última) que le dedique yo una ilustración a ese día al que le ha tocado darle el pistoletazo de salida a la semana (pobre). 

La de hoy viene con café, su compañero más fiel, ese en el que algunos casi necesitaríamos sumergirnos y bucear durante un buen rato justo después de que suene el despertador para poder arrancar con fuerzas y cumplir con todas las obligaciones de la semana. Pero para hacerla aún más completa, os dejo con una recopilación de algunas de las ilustraciones que han pasado por aquí tal día como hoy (si hacéis clic en las imágenes os llevará a sus entradas originales).

A por el lunes música café sonrisa ilustracionesReceta para cambiarle el humor al lunes (¡si no es tan difícil!)

Lunes antifazA veces basta con no pensar mucho en que día de la semana es, así igual conseguimos despistarlo…

Lunes el enemigoOtras, la mejor opción es, simplemente, darle una oportunidad y descubrir que no es tan malo.

lunes-café-wallpaper-móvil

O siempre podemos usarlo para poner bonito nuestro móvil, por ejemplo, con estos salvapantallas para teléfonos listos para descargar en la entrada original.

Poco más que añadir por hoy, me despido con la esperanza de haber puesto un pequeño granito de arena en conseguir que tengáis un lunes bonito. Haced planes, empezad proyectos (de los pequeñitos, para que puedan cumplirse), saborear lo genial del fin de semana y coged fuerzas para el próximo, que ya está más cerca.

¡Hasta el miércoles!

fin post-

Calendario ilustrado – Febrero 2015

Calendario febrero 2015 craft&music#PlayItLoud!

¡Extra, extra! ¡Vuelven los calendarios descargables! No sé si alguien más a parte de mi madre, que me lo preguntó allá por el 2 de enero, se ha dado cuenta, pero cierto es que el primer mes del año se quedó sin el suyo. No me lo tengáis en cuenta. Las Navidades, las vacaciones, la desconexión, todo se unió y cuando vine a darme cuenta ya era tarde (señora).

Así que, tal y como ocurriera en el 2014, el año en descargables empieza en febrero. Para esta temporada cambiamos un poco la temática basada en las chicas del calendario y rescatamos ilustraciones que en su día protagonizaron alguna entrada y que ahora vuelven adecuadas al mes al que acompañan.

Por eso para febrero, el mes del amor por excelencia, recuperamos la historia de la jirafa y la cebra, porque lo único realmente imposible es aquello que no se intenta. Así que a luchar un poquitín por nuestros sueños, que igual no se cumplen exactamente como los dibujamos en nuestra cabeza, pero seguro que aprenderemos un montón por el camino. ¡Ah! Y este año incorporamos también frase que acompañe la temática del mes.

La mecánica para descargar el calendario no cambia con los años. Como de costumbre, basta con hacer clic sobre la imagen para acceder a su tamaño completo y guardar en el ordenador para darle el uso que os plazca. De fondo de escritorio, con una chincheta sobre el corcho de la pared o con imán en la nevera.

Espero que os guste y os sirva para dar buena cuenta de los días y, como siempre, si os lo descargáis, me haréis muy felices si me dejáis aquí abajo un comentario para contarme qué os ha parecido.

¡Pasad un fin de semana genial y nos leemos el lunes!

fin post-

Freebies: etiquetas amigos invisibles

clásicos-navideños-amigo-invisible#PlayItLoud!

¡Vuelve la Navidad al blog! Y hoy os traigo la cuarta entrega de descargables festivos (al final de la entrada os hago recuento para que no tengáis que ir buscando de post en post en caso de que os apetezca hacer buen uso de ellos, ¡bien feliz que me haréis!).

En esta ocasión la temática está relacionada con uno de los grandes clásicos navideños: el Amigo Invisible. Y es que, sin duda, esta práctica es cada vez más frecuente en fechas como éstas. Entre compañeros de trabajo, familiares, amigos de los de siempre e incluso virtuales. Y dado que el packaging está cada vez más de moda, he diseñado unas etiquetas bien simpáticas para acompañar a ese regalo especial y secreto y que vuestro detallito sea todo un éxito (¡o que al menos resulte más aparente!)

etiquetas-amigo-invisible-chico-chica

Por una parte tenemos las etiquetas los amigos invisibles propiamente dichos, camuflados bajo sus antifaces mágicos, que consiguen ocultar la identidad de los “sujetos regaladores”. Podéis elegir entre el chico y la chica, que sé que algunos hombrecitos os asomáis por aquí, aunque no seáis muy dados a comentar (animaos, chicos, que es gratis).

etiquetas-amigo-invisible-varios

Y también os dejo éstas de aquí arriba, que pueden usarse para el amigo invisible o para cualquier otro presente navideño que tengáis pensado hacer estas fiestas. Para los más fiesteros o musicales la botella de anís, la caja de regalo para los más clásicos y el reno feliz para los más guasones (qué me habrá dado este año a mí con los renos…).

¿Que cómo podéis descargarlas? Pues es tan fácil como hacer click aquí y guardarlas en vuestro ordenador para imprimirlas tantas veces como queráis. Os dejo, además, los links a las entradas en las que podéis encontrar los freebies navideños que he publicado hasta la fecha:

Espero que las disfrutéis y si las usáis, como ya os he dicho alguna vez, me encantará que me enseñéis alguna fotito. También ofrezco amor eterno a cambio de que compartáis en vuestras redes sociales, para que llegue a cuanta más gente mejor, y si ya me dejáis un comentario, la jugada será completa (va, que tampoco pido tanto).

Y hasta aquí por hoy. Nos vemos el viernes con más y mejor.

¡Que paséis un gran día!

fin post-

Café, por favor…

Monday I'm in love#PlayItLoud!

Pocas cosas van mejor con el café que un lunes por la mañana, de eso no tengo ninguna duda. Quizás en agosto no haga falta cargarlo tanto, pero aún así, un madrugón es un madrugón, por muchos chapuzones y baños de sol que podamos darnos en nuestros ratos libres.

Me encanta el café (eso sí, bien hecho, que los hay que sólo consiguen que sepan a rayos…), aunque no tenga más efecto en mí que el de placebo que mi cabeza le atribuye (de esto ya os hablé en aquellas 50 cosas sobre mí). No recuerdo a qué edad me tomé mi primer café, pero sí como descubrí que me gustaba negro, bien cargado y sin azúcar. Y es que mi preciosa abuelita, en los veranos y fines de semana que me escapaba al pueblo de mi padre, solía tenérmelo listo por las mañanas, antes de bajar el último escalón con las legañas aún pegadas. Y lo odiaba. Apenas era capaz de darle un par de buches y tenía que tirarlo por el fregadero cuando la pobre mía no miraba.

¿El problema? No su café, que era delicioso, sino el hecho de que medio vaso era leche y llevaba al menos tres o cuatro cucharadas de azúcar. Desde ese momento, fui reduciendo progresivamente la cantidad de ambos ingredientes, hasta que me di cuenta de que a mí aquello sólo me gustaba tal y como salía de la cafetera, y cuanto más fuerte, mejor.
Monday's coffee

Creo que me convertí en adicta cuando me fui a vivir a Londres (hace ya diez años de aquello, madre…), y trabajé unos nueve meses en una cadena de cafeterías llamada Caffè Nero, donde me enseñaron a preparar el auténtico espresso italiano (como una bala hacía yo los cafés). Allí investigué hasta dar con la dosis que creí me hacía algo de efecto: un café pequeño con unos dos o tres shots de espresso, y bien podían caer unos cuatro o cinco al día, sin exagerar (y sin problemas para dormir, oigan). Eso sí, de esta forma me convertí en la anti-clienta de lugares como Sturbucks y similares, y es que yo al café ni helado, ni banana, ni caramelo, ni nada de nada. Tal cual, y si hace calor, un solo con hielo.

Últimamente he descubierto que mi favorito es el de cafetera de toda la vida (que no entiendo yo por qué razón me ha dado siempre tanta pereza) y me encanta ponerla al fuego y esperar a que el café suba, escuchar cómo ruge, ver salir el humo y llenarme los pulmones con ese olor a despertar, que hace que las mañanas huelan mejor y las tareas del día a día pesen un poco menos. Es magia.

Morning coffeeEmpezaba yo diciendo que nada le va mejor a un lunes que un café, así que, para quienes compartís este sentimiento, os dejo estas tres ilustraciones descargables a golpe de clic, que podéis usar como fondo de pantalla o, simplemente, imprimirlas y pegarlas en vuestro escritorio con una chispa de celo (o de washitape si queréis ser más exquisitos). No hay más que pinchar sobre la imagen para acceder a ella en su tamaño real. Espero que os gusten.

¿Qué? ¿Apetece un café?

fin post-

Maletín DIY ( para lunes bonitos)

#PlayItLoud!

Pon el ratón sobre el #PlayItLoud de aquí arriba, haz clic y sube el volumen. Que suene la música. It’s just another manic monday, cantan The Bangles. Pero nosotros, en lugar de desear que fuese domingo de nuevo, como sigue la letra (creo que por el año 86, cuando la canción vio la luz, aún no había dado la fiebre de viernes que sufrimos en estos tiempos), vamos a darle forma a algún proyecto creativo, ¿os parece?

Estas últimas semanas he vuelto a desarrollar adicción a algo que desde hace un tiempo tenía un poco abandonado: Pinterest. No sé si catalogarlo como enganche severo, pero minuto libre que tengo, minuto que paso en la aplicación. Por las mañanas, cuando me despierto, pero aún no quiero salir de debajo del edredón (benditos nórdicos en invierno), Pinterest está ahí, para hacer bonito el comienzo del día; por las noches, antes de dormir, Pinterest también está ahí, para ayudarte a tener dulces sueños. Y a veces, mientras pineas como si no hubiese mañana, das con una imagen que hace sonar un chasquido en tu cabeza, y entonces sabes que tienes un nuevo proyecto que llevar a cabo.

Maletín DIY.001

Este maletín DIY es muy fácil de hacer y tan customizable como a vosotros os apetezca. Podéis crearlo en cartulina blanca y dibujar sobre ella, podéis elegir papeles de colores, añadir telas, elementos de scrapbooking. Creatividad al poder. Lo encontré gracias a Pinterest, sí, pero éste me guió hasta el precioso blog L’art de la  curiosité, donde podéis encontrar muchísimos descargables gratuitos con plantillas para crear mil cosas bonitas (aquí para el maletín, pero os recomiendo pasear un ratito por otros posts, je ne parle pas françáis, pero las imágenes hablan por sí solas).

Y ahora, nos metemos en faena:

Maletín DIY partesTraducción sobre la marcha (para quienes, como yo, no hablen el lenguaje del amor)

maletín DIY preparaciónPara esta primera versión de la maleta, yo usé algunos papeles estampados a doble cara (para un resultado bien colorido)

Maletín DIY proceso

Maletín DIY proceso 2

Maletín DIY final

Maletín DIY final 2

Maletín DIY tesorosEt voilá! Maletín listo. Se me ocurre usarlo para decorar, para guardar tesoros o como packaging para un regalo

¿Qué os parece? Os animáis a crear vuestro propio maletín? Además podéis modificar las dimensiones de la plantilla y crearlo en distintos tamaños.

Y si aún no lo veis muy claro y el lunes ha anidado sobre vuestras cabezas con la intención de quedarse, podéis pinchar aquí y poner en práctica esta efectiva receta para lunes felices. No es tan difícil, sólo hay que querer un poquito (y una vez hecho, volved aquí y empezamos de nuevo, ¿sí?).

¡Nos leemos el miércoles!

fin post-