Dejarse llevar

azulejos#PlayItLoud!

No sé si os pasa, pero a mí, a veces, me cuesta mucho decidir qué os quiero enseñar, de qué voy a hablar o qué quiero dibujar. Mi cabeza puede tantear alrededor de las mil ideas por día, porque no para, pero muchas son fugaces cual estrellas, otras rozan el límite de lo absurdo y las hay también bastante flojas. Cuando aparece una que me gusta mucho, suelo abrir la aplicación de notas en mi móvil y la apunto. A veces consulto la lista y según el grado de inspiración voy dándoles vida. Hay días que salen muy bien y otros en que algunas se convierten en ideas descartadas.

Pero también me pasa que hay momentos en los que no quiero pensar, en los que no me apetece darle demasiadas vueltas a ninguna posible idea brillante. Entonces suelo sentarme delante de la libreta o la tableta y tonteo. Dibujo cosas que borro al momento, otras que medio termino, pero descarto, y a veces surgen algunas que me sorprenden gratamente y me hacen darme cuenta de lo bien que me ha venido ese ratito de dejarme llevar.

La de hoy es una de esas minicreaciones que surgen en esos momentos de standby mental. Viene motivada por mi pasión por los azulejos y baldosas hidráulicas. Me topé con muchos en mi viaje a Estambul y hace un par de semanas hubiese pagado por llevarme un panel de muestras que tenían expuesto en el Leroy Merlín (os lo enseñaba aquí) de tan bonito que era. Sueño con ganar un Euromillón y comprarme una casa cuyos suelos poder llenar de baldosas de este estilo, como los del Vacaciones Cocktail Bar de Madrid, que las chicas de Bonitismos nos enseñaban en este post (por cierto, para mi próxima visita a Madrid, me lo apunto). Y ya por fantasear, qué genial sería poder crear yo misma los diseños de cada baldosa, o los de los azulejos del baño. Iba a tener la casa más preciosa del mundo mundial.

Ya veis, a veces sólo tienes que dejarte llevar, sin pensar demasiado, para soñar un poquitín a lo grande y acabar dando con una idea bonita, de esas que encajan bien en el post de los viernes.

Y a vosotros, ¿con qué os gusta tropezaros cuando os dejáis llevar?

¡Feliz viernes!

P.D. Canciones bonitas para el fin de semana, hoy os dejo con Jont. Dadle al play y subid el volumen.

fin post-

Estilo libre

estilo libre

 #PlayItLoud!

Hoy me dejo llevar y os enseño algo distinto a lo que suelo mostraros. Estilo libre, como bien reza el título. Y es que a veces viene bien dar un paso en otra dirección, salir de la zona de confort e improvisar, jugar y, al mismo tiempo, seguir aprendiendo. Es como aquello que os contaba de los bloqueos creativos, en algunas ocasiones la mejor opción es atreverse con lo desconocido y ver qué sale de ello.

Ultimamente me noto más inquieta de la cuenta y siento como mis ganas de aprender aumentan a pasos agigantados, busco imágenes y no me limito a observarlas, las estudio, analizo los detalles e intento interpretarlas a mi manera. Me agobio porque hay tanto y aún me siento muy lejos… Me alegro porque aún me queda un mundo por descubrir y todo está a mi alcance. Es ese gusanillo creativo que se revuelve en tu estómago, ese que te hace tener ideas geniales a las tres de la mañana cuando intentas dormir y te seca el cerebro a las cinco de la tarde cuando lo tienes todo delante y suplicas a las musas que te asistan sin éxito.

Lo que queda por venir, aún es puro misterio, aunque la vida me va dando algunas pistas. Sólo espero que vosotros os quedéis cerca y forméis parte de ello.

¡Feliz fin de semana!

fin post-