Aquellos maravillosos años… noventa

Nintendo GameBoy#PlayItLoud!

No, no me ha poseído el espíritu del Fary, ni me ha dado por escuchar aquella canción del grupo malagueño Los Caracoles, de título “Eres un fenómeno”. Ni siquiera sé si quienes me leéis identificáis alguna de estas dos cosas que acabo de mencionar. Lo que me ha invadido es un recuerdo infantil, como esos con los que los chicos de Yo fui a EGB nos arrancan sonrisas a los que, efectivamente, hicimos la EGB.

Para quienes nacimos entrados los ochenta y fuimos niños en los noventa, la Game Boy de Nintendo era lo más de lo más. Aquella video-consola portátil con unos supergráficos en gris-negro y verde, cuya resolución jamás habíamos visto hasta la fecha, y que se convirtió en uno de los objetos más cotizados por cualquier amante de los video-juegos. Nosotros tuvimos una, e imaginad lo que suponía compartirla entre tres, peleas y trampas para ver quién se hacía antes con ella o disfrutaba más de lo acordado de la misma.

De todos, todos, mi juego favorito fue Súper Mario Land 2, incluso conseguí pasármelo en más de una ocasión. También me acuerdo de aquellos cartuchos multijuegos (algo piratillas) que a veces hacían que el cacharro se quedase bloqueado y chupaban pilas a la velocidad de la luz. Y qué decir de los dedos pulgares, que casi perdían el rastro de las huellas dactilares a base de apretar los botones de la consola durante horas y horas…

Y de toda esta nostalgia surge la lámina de hoy. Porque yo, además de muy fan de esta gran mini-consola, he sido siempre una devoradora-analista de anuncios de la tele y allá por los noventa, cuando os contaba yo que la Game Boy era lo más de lo más, el anuncio con el que nos vendían lo súper cool (concepto aún desconocido por aquella época) que era tener una era éste, y su eslogan “Eres un fenómeno”.

Así que mi pregunta, antes de despedirme, es: ¿algún otro nostálgico en la sala?

Que paséis un gran día.

fin post-