Vida lenta, por favor

me-pilla-el-toro

#PlayItLoud!

Pues sí, esta semana me ha pillado el toro y me ha confesado el muy simpático que piensa venir corriendo tras de mí un tiempo. Pero como no quería faltar a la cita de los viernes, le he pedido que se asome por aquí para hacerme de pareja y desearos un feliz fin de semana, a lo duo televisivo, y es que, en realidad, no es mala gente y viene dispuesto a enseñarme cosas valiosas.

Toda esta metáfora de mi torito y yo es para contaros que uno de los primeros proyectos que se me ha colado en este 2015 que acabamos de estrenar me va a ocupar todas las tardes durante un par de meses, así que me toca ponerme las pilas para organizar todo este ‘tinglao’ y no perderme ninguna de nuestras citas.

La verdad es que tengo tantas cosas en la cabeza, que no tengo ni idea de cómo ni en qué plazos podré ir resolviéndolas, pero como dice la maravillosa Lucía Be, este año nos toca ser malabaristas. Por eso he decidido marcarme pequeñas metas, no intentar construir Roma en tres días y no obsesionarme con las fechas límites, que el mayor disfrute está en el camino y esto es algo que se nos olvida con demasiada frecuencia. Así que prometo pararme cuando sea necesario, tomar aire y respirar profundo, que así la senda se ve más tranquila.

Y así me despido por hoy. Espero que paséis un fin de semana estupendo, ya sea al aire libre o atrapados bajo la manta. Saboread cada momento de libertad con vuestros seres favoritos y sed felices.
¡Hasta el lunes!

fin post-

Anuncios

Verano de puertas abiertas

blog abierto por vacaciones
#PlayItLoud!

Es 4 de agosto (si aún no has descargado el nuevo calendario, no esperes más, ¡que el tiempo vuela!) y la blogesfera es un mar en calma. Sois muchos los que, al fin, disfrutáis de un merecidísimo descanso y muchos los blogs que cuelgan el cartel de “cerrado por vacaciones”. No negaré haber tonteado con la idea, pero incluso antes de comparar pros y contras, me he dado cuenta de que este año me apetece quedarme por aquí y pasar el verano con vosotros, ya saquéis el ratito para acompañarme en los descansos de la oficina o tumbados en la playa debajo de la sombrilla. Este blog practica el verano de puertas abiertas.

Os adelanto que será un mes de posts fresquitos y muchos dibujos que iré improvisando en mis ratitos libres, mientras en las cocinas Craft&Music se cuecen un montón de cosas ricas que espero empiecen a ver la luz con la vuelta al cole (incluida visita al taller de chapa y pintura, a ver qué tal se da…). Y hasta aquí me permitiréis que lea. Cada cosa a su tiempo.

algo se cuece

Yo, en mis vacaciones intermitentes, me he escapado unos días a mi pueblito bueno, a disfrutar de la familia, dar paseos, descansar y artistear en compañía, pero todo con la calma placentera que te aporta estar en uno de esos lugares donde el tiempo se detiene. Recuperando esa sensación maravillosa que experimentamos de niños, cuando los veranos eran eternos y no sabíamos lo que eran las prisas ni las responsabilidades, cuando la única orden que teníamos que acatar era la de estar sentados en la mesa a la hora de la comida.

Así que os invito a compartir conmigo estos ratitos de felicidad ilustrados. Cada lunes, miércoles y viernes como de costumbre. En el blog y en las redes (en caso de que aún no hayáis pasado por allí, tenéis los links arriba a la derecha, si me leéis desde el ordenador, o abajo del todo, si lo hacéis desde el móvil). Y como yo ya os he contado, así por encimilla, cómo se me presenta agosto, ahora os toca a vosotros. ¿Cuáles son vuestros planes? ¿Largas escapadas o minibreaks? ¿Arena y sol o trabajo y aire acondicionado? Toque lo que toque, ¿qué os parece si intentamos pasarlo lo mejor posible?

¡Empieza por darle al play y que suene la música!

Nos leemos el miércoles :)

fin post-

La obligación de ser felices

Amanece.001*Play it Loud!

Ando algo dispersa. Enero está siendo un mes raro, raro, raro y, a veces, cuesta sacarse las cosas que inquietan de adentro y dejarlas ahí, donde no puedan molestar. Por supuesto el lugar indicado no es el post de los viernes, que aún quiero que sigáis visitándome y haceros pasar cinco minutos agradables (o todo el tiempo que queráis). Así que, de momento, no inauguraremos la sección “gabinete de crisis”. Mejor hablemos de cosas bonitas.

Como que mañana empieza febrero, y es de obligado cumplimiento descargarse el calendario del mes, ya sea para vuestros ordenadores, tabletas o bien impreso y colgado en la pared.

Y es que febrero va a traer un montón de cosas buenas, ya veréis. Tengo varios proyectos que van tomando forma y ya se colocan en fila india para empezar a desfilar por el blog, por lo que mejor (voz cinematográfica onpermanezcan atentos a sus pantallas. ¡Esto no ha hecho más que empezar!

A parte de todo esto, es viernes. Y los viernes en sí son una buena cosa. Porque durante dos días y medio podré apoderarme de ese regalo infantil que consiste en poder hacer lo que más me apetezca en cada momento, sin más responsabilidad que la de pasar un buen rato. Cuelgo las obligaciones hasta el lunes y no pienso cruzar palabra con ellas hasta entonces.

Toca empezar un buen libro. Cocinar un plato rico. Una sesión continua de la serie de turno (por aquí estamos con Orange is the new Black). Alguna película de las que tenemos pendientes. Unos ratitos de siesta. Un amanecer, o un atardecer. El despertador apagado. Ir a dar un paseo. Dibujar. Hacer manualidades. Ser felices.

Y hoy, dadle al *play y cantad como lo hace Love of Lesbian, “¡Sí saldremos de esta!”.

¡Hasta el lunes!

fin post-