Una pausa y volvemos

Semana Santa al sol#PlayItLoud!

Hoy paso por aquí de forma casi fugaz y algo más tarde que de costumbre para contaros que este año yo también haré puente y por tanto nuestro próximo encuentro será el lunes que viene, cita que no os podéis perder, porque vuelve Blogersando con un tema genial que seguro dará mucho de sí: leyendas.

Yo, mientras tanto, intentaré poner en orden todos mis proyectos y aprovecharé cada minuto libre para desmayarme al sol, donde pille, y aprovechar este verano prematuro que la Semana Santa nos está regalando este año. Así que os sugiero que hagáis lo mismo, disfrutad del sol y la luz de estos días largos, ya sea en el balcón, el patio, en la terraza de un bar o esperando a que pase vuestra procesión favorita. Disfrutad del sol y de las personas que tenéis cerca y olvidaros un poquitín del mundo, que eso nunca viene mal.

¡Feliz Semana Santa! Os espero el lunes con un montón de personajes de leyenda…

Dadle al play: ¡La Primavera ha llegado a la ciudad!

fin post-

Anuncios

Calendario ilustrado – Abril 2015

Calendario abril 2015 craft&music#PlayItLoud!

Ya sé que el tiempo de estos días está siendo una maravilla y que nadie (o casi nadie) debe tener ni chispa de ganas de que esto cambie. Esta primavera gloriosa y las horas de luz adicionales, que nos ha regalado el adelantar sesenta minutos las manecillas del reloj, están siendo un regalo divino y yo firmo porque se quede así hasta que llegue el verano. Pero si hay un refrán que se me viene a la cabeza cuando pienso en el mes que estamos a punto de inaugurar, ese no es otro que “Abril, aguas mil”.

Por eso la nueva entrega de nuestro calendario ilustrado merecía estar protagonizada por nuestra pequeña amiga del chubasquero amarillo. No temáis, que ni su chapoteo ni el color de su atuendo presagian tormentas para estos días que vienen y cuentan las isobaras que la Semana Santa (cosa rara) va a estar acompañada por un sol de justicia que hará que ni un sola procesión se quede sin salir. Así que todos contentos (ojo, si la cosa cambia, yo no quiero sentirme responsable).

Yo por lo pronto ya he dado por comenzada mi primavera atreviéndome a re-estrenar (porque de nuevas no tienen nada) un par de bailarinas primaverales que me han dejado como regalo una buena rozadura en el más pequeño de mis deditos. Es lo que tiene el privar a nuestros pies de los gustosos calcetines a los que los hemos acostumbrado a lo largo de este frío invierno. Así que también llega la temporada de llevar en el bolso un par de tiritas, el que avisa no es traidor.

La cita de este mes no podía ser otra que la que usamos para el primer paraguas que tuve el placer de diseñar para Esyumi, ese que hace bien bonito un día de lluvia, y que nos recuerda que por mucho chaparrón que nos caiga, siempre lo llevaremos mejor bailando. Así que a bailar se ha dicho, y para que no dejes de hacerlo ni un sólo día, no te vayas sin descargarte el calendario y usarlo como fondo de pantalla o impreso como mejor te plazca. Sólo tienes que hacer clic sobre la imagen para acceder a su tamaño completo y guardarla en tu ordenador.

Como siempre os digo, será un placer que os lo descarguéis y me dejéis un comentario por aquí para hacérmelo saber, así como que lo compartáis o lo imprimáis y lo regaléis. Todo vale. Y si queréis contarme vuestros planes de Semana Santa o cualquier cosa que os apetezca, sin problema, que soy toda ojos y me encanta leeros.

Que paséis un gran lunes.

fin post-

Semana Santa y huevos de Pascua

Semana Santa torrijas#PlayItLoud!

Antes de empezar reconoceré que el título de este post tiene trampa, porque hoy la cosa no va de huevos. Pero es que cuando comencé la ilustración que os enseño hoy, mi intención era unirme a esa ola de adorables huevos de Pascua que estos días inundan las redes y quizás acompañarlos de algún que otro conejito, que también se estila mucho por estas fechas.

Pero entonces me dio por pensar que poco podría yo contaros con ese dibujo, por muy preciosos que me hubieran quedado ambos. Y es que yo eso de los huevos y los conejos de Pascua no lo he vivido nunca. Para mí la semana Santa sabe a torrijas con miel, de esas que engordan con sólo mirarlas y que, además, son facilísimas de hacer en casa, a pestiños y a huesos de santos.

También a arropías, aquellos palos dulces y retorcidos de distintos colores que vendían en pequeños puestos justo antes de que pasaran las procesiones. Puedo verme pidiéndole a mi madre unos cuantos durillos para comprarme una y correteando por entre la gente que se agolpaba en las aceras de mi calle, buscando el mejor sitio para ver pasar a los tronos.

Lo cierto es que no soy nada “capillita”, como suele decirse, y con los años mi interés por la Semana Santa ha quedado reducido a cero. Sólo con decir que he vivido en Málaga casi nueve años y no he visto ni una sola procesión aquí (además de que hace dos años me quedé atrapada en el centro de la ciudad por culpa del cruce de no-sé-cuántos pasos y se me quitaron las ganas de volver a pasar por allí en estas fechas tan señaladas).

Pero cuando era más pequeña sí que me gustaban mucho las de mi pueblo, que son más de andar por casa, y me encantaba bajarme con mi madre a la calle a verlas pasar. Aunque un año, cuando ya era algo más mayor, en uno de esos “al cielo con ella” a punto estuvo de caérsenos encima el palio de una Virgen. Creo que fue ahí cuando la Semana Santa y yo rompimos. También le tuve cierto aprecio en mi adolescencia, cuando la excusa de ir a ver el encierro de los pasos me permitía rascarle un par de horillas más a mi toque de queda, aunque el único encierro que yo practicara fuera el de atrincherarme en un bar (tú esto ya lo sabías, ¿verdad, mamá?).

Y nunca me olvidaré de aquel episodio en el pueblo de mis abuelos, pese a que no debía tener más de cinco o seis años, en el que mi madre accedió a vestirme de mini-nazareno para acompañar a la procesión del Santo Entierro y apenas empezó comencé a berrear y a pedir que me sacaran de allí porque tenía el firme convencimiento de que nos iban a enterrar a todos (lo que no recuerdo es de dónde me saqué aquella idea).

Ya veis, luces y sombras de las semanas santas de mi vida. Y vosotros, ¿tenéis alguna historia que recordéis con cariño? ¿Alguna tradición que año tras año llevéis a cabo? 

Pasad un fin de semana genial y quienes tengáis la suerte de pillar vacaciones, disfrutadlas al máximo. Yo os espero el lunes por aquí con el nuevo calendario descargable.

¡Hasta entonces!

fin post-