Blogersando en lila: organizador de escritorio

organizador de escritorio ordenador mujer trabajadora#PlayItLoud!

Llega el primer lunes del mes y de pronto el más odiado de los días no tiene nada de malo. Y es que por cuarto mes consecutivo volvemos a encontrarnos y compartir creaciones e ideas geniales gracias a Blogersando. Como ya sabéis, el tema para el mes de marzo era el color lila, como símbolo de la mujer trabajadora y, por tanto, de la mujer en general, porque trabajadoras somos todas, percibamos o no un salario a fin de mes.

Hace ya un año os hablé un poco de todo esto, de la desigualdad a la que se nos sigue sometiendo, por mucho que ésta quiera obviarse. No os voy a abrumar con datos, porque no hay más que echarle un ojo a algunas de las noticias del último mes para saber de qué hablo.

Hay tanto camino por recorrer aún que la lista, en caso de que realmente quisiéramos elaborarla, sería interminable. Podríamos empezar por dejar de pensar que ser feminista es querer ser superiores a los hombres, o por dejar de sorprendernos y aplaudir cuando de pronto es el hombre es que ejerce de “amo de casa”, por no repetir aquello de “pues yo no me quejo, porque a mí él me ayuda mucho en casa” o por evitar sentirnos afortunadas porque él no pone impedimento a que salgas con tus amigas y uses minifalda.

Podríamos luchar por no tener que escuchar de la boca de una mujer como nosotras que no es aconsejable contratarnos en según qué franja de edad o que haya empresas que ofrecen a sus empleadas en edad fértil congelar sus óvulos (no vaya a ser que la mísera baja por maternidad recorte en un nada coma cero uno por ciento los beneficios del año). Por no hablar de lo que seríamos capaces de hacer si quisiéramos buscarle las vueltas a un hombre en un ascensor.

Podría seguir hasta las dos mil palabras y aún así me seguiría quedando tanto por decir. Por eso, un año más, digo que sí, que necesitamos seguir conmemorando este día y reivindicando una igualdad que de verdad nos merecemos. Que en derechos y en libertades no debería estar justificado ejercer ningún tipo de diferencia. Que no tiene sentido iniciar lucha alguna entre nosotros, mujeres y hombres, sino caminar juntos de la mano como iguales, respetándonos y admirando esas diferencias reales que sí existen entre nosotros por pertenecer a géneros distintos, pero que en ningún caso suponen ser menos que el otro ante la ley.

wallpaper mujer trabajadora

Volviendo a Blogersando y a la categoría que represento, la ilustración, hoy os regalo este fondo de escritorio en forma de organizador, para que pongáis orden a ese sinsentido de archivos y documentos varios en el que muchas veces convertimos a nuestro ordenador (yo reconozco que me pasa con frecuencia). Creado en tonos lilas y protagonizado por una pequeña representación de nosotras, las mujeres currantas del mundo.

Para descargarlo no tenéis más que hacer clic sobre la imagen, para acceder a ella en tamaño completo, y guardar en vuestro ordenador. Una vez hecho, ya podréis seleccionarla como fondo de escritorio.

Espero que os guste y que le saquéis partido (será un placer de los grandes que me lo contéis, si ese es el caso). Yo no me voy sin deciros que sí o sí tenéis que pasar a conocer las propuestas de mis geniales compañeros en Blogersando, porque son realmente maravillosas (todo, todito aquí). Además, podréis visitar a todos nuestros participantes o enlazar vuestras entradas si decidís uniros a la celebración. Recordad que tenéis hasta las 23.00 horas de hoy para hacerlo y que el jueves anunciaremos a los finalistas.

Y para quienes ya queráis empezar a buscar ideas para nuestro encuentro de abril, el tema elegido es el de “leyendas”, no me negaréis que juego da un montón. Tenéis hasta el 6 de abril para preparar vuestras propuestas. Hasta entonces aún nos quedan unas cuantas citas en torno al color lila, del que espero disfrutéis tanto como nosotros lo hemos hecho preparando nuestras entradas.

¡Que paséis un gran día!

fin post-

Anuncios

Café, por favor…

Monday I'm in love#PlayItLoud!

Pocas cosas van mejor con el café que un lunes por la mañana, de eso no tengo ninguna duda. Quizás en agosto no haga falta cargarlo tanto, pero aún así, un madrugón es un madrugón, por muchos chapuzones y baños de sol que podamos darnos en nuestros ratos libres.

Me encanta el café (eso sí, bien hecho, que los hay que sólo consiguen que sepan a rayos…), aunque no tenga más efecto en mí que el de placebo que mi cabeza le atribuye (de esto ya os hablé en aquellas 50 cosas sobre mí). No recuerdo a qué edad me tomé mi primer café, pero sí como descubrí que me gustaba negro, bien cargado y sin azúcar. Y es que mi preciosa abuelita, en los veranos y fines de semana que me escapaba al pueblo de mi padre, solía tenérmelo listo por las mañanas, antes de bajar el último escalón con las legañas aún pegadas. Y lo odiaba. Apenas era capaz de darle un par de buches y tenía que tirarlo por el fregadero cuando la pobre mía no miraba.

¿El problema? No su café, que era delicioso, sino el hecho de que medio vaso era leche y llevaba al menos tres o cuatro cucharadas de azúcar. Desde ese momento, fui reduciendo progresivamente la cantidad de ambos ingredientes, hasta que me di cuenta de que a mí aquello sólo me gustaba tal y como salía de la cafetera, y cuanto más fuerte, mejor.
Monday's coffee

Creo que me convertí en adicta cuando me fui a vivir a Londres (hace ya diez años de aquello, madre…), y trabajé unos nueve meses en una cadena de cafeterías llamada Caffè Nero, donde me enseñaron a preparar el auténtico espresso italiano (como una bala hacía yo los cafés). Allí investigué hasta dar con la dosis que creí me hacía algo de efecto: un café pequeño con unos dos o tres shots de espresso, y bien podían caer unos cuatro o cinco al día, sin exagerar (y sin problemas para dormir, oigan). Eso sí, de esta forma me convertí en la anti-clienta de lugares como Sturbucks y similares, y es que yo al café ni helado, ni banana, ni caramelo, ni nada de nada. Tal cual, y si hace calor, un solo con hielo.

Últimamente he descubierto que mi favorito es el de cafetera de toda la vida (que no entiendo yo por qué razón me ha dado siempre tanta pereza) y me encanta ponerla al fuego y esperar a que el café suba, escuchar cómo ruge, ver salir el humo y llenarme los pulmones con ese olor a despertar, que hace que las mañanas huelan mejor y las tareas del día a día pesen un poco menos. Es magia.

Morning coffeeEmpezaba yo diciendo que nada le va mejor a un lunes que un café, así que, para quienes compartís este sentimiento, os dejo estas tres ilustraciones descargables a golpe de clic, que podéis usar como fondo de pantalla o, simplemente, imprimirlas y pegarlas en vuestro escritorio con una chispa de celo (o de washitape si queréis ser más exquisitos). No hay más que pinchar sobre la imagen para acceder a ella en su tamaño real. Espero que os gusten.

¿Qué? ¿Apetece un café?

fin post-

Calendario Febrero Craft&Music

*Play it Loud!

Ya sé que aún quedan cinco días para que empiece febrero (y es que enero es largo como él solo), pero yo, que ando con unas ganas terribles de que llegue, me he sentado este fin de semana delante del ordenador y he creado mi primer calendario descargable. Y, para ahorrarnos la cuesta de comienzos de año, he dejado a enero fuera y comenzamos directamente con el segundo mes.

Et voilà! Aquí lo tenéis. 

Calendario_Febrero_Craft&music.001

Nuestra Miss Febrero viene bien abrigada, que aún es invierno y hace rasca (incluso por tierras sureñas), y tiene la amable intención de instalarse en las pantallas de vuestros ordenadores, para que, al encenderlo, sepáis, a la primera, cuánto queda para que llegue el viernes (por ejemplo). Y todo esto, por amor al craft.

¿Os apuntáis?

Si la respuesta es sí (¡bien!), los pasos a seguir son bien simples: 1) haced clic en la imagen para verla en su tamaño original; 2) haced clic con el botón derecho de vuestro ratón; 3) seleccionad Establecer como fondo de escritorio. ¡Y listo! Un poco de Craft&Music para hacer de febrero un mes más bonito.

Y con eso de que la inspiración vino a pasar el fin de semana a casa, también aproveché para hacer mi propia versión de los botones de las redes sociales, que aún no había añadido al blog. Los podéis ver ahí arriba a la derecha, presidiendo la barra lateral. Y funcionan muy bien. Ya veréis, probadlos y, ya de paso, os invito seguirme por esos lares, si aún no lo habéis hecho (soy buena gente ;P).

No más por hoy. Si os gusta el calendario, ¡contádmelo!, que a una le hace ilusión saber esas cosas.

¡Buen comienzo de la semana!

fin post-